Lo que debes hacer en caso de tener alguna emergencia con tu perro| Efecto Ringo

Emergencia con tu perro

Lo que debes hacer en caso de tener alguna emergencia con tu perro

Hay momentos donde pueden ocurrir accidentes caseros con tu mascota, esto no quiere decir que no lo cuides, pero hay ocasiones que se te puede salir de las manos y poner en peligro la vida de tu ringo.

Los accidentes o momentos de peligro pueden llegar a ser muy tensionantes, incluso llegan a ser una urgencia porque suceden inesperadamente. No estamos preparados para este tipo de situaciones, sin embargo, se puede aprender a controlar la situación y ayudar a tu perro mientras llegas a la veterinaria.

Emergencias caninas

El perro se está ahogando

Tu perro puede quedarse sin oxígeno y las consecuencias no serán para nada fáciles. Conozcamos cuáles pueden ser las causas de una asfixia.

  • Inmersión.
  • Inhalación de tóxicos.
  • Por la presencia de un cuerpo extraño en la garganta. 
  • Traumatismo en el tórax.


perro ahogado

En estos casos es necesario saber qué técnica se puede aplicar para reanimar a tu perro. Primero, fíjate si está respirando, si lo hace, abre su boca y tira de su lengua con mucho cuidado.

Si tu ringo presenta síntomas de asfixia tras caer al agua, es recomendable que sitúes su cabeza por debajo de su cuerpo para que salga todo el líquido de sus pulmones. En caso tal de que no respire, se puede observar si su pecho sube y baja o revisa si tiene pulso al palpar la parte interior del muslo.

Respiración de rescate

  • Comienza abriendo su boca y tira de su lengua hacia al frente todo lo que puedas; hazlo cuidadosamente.
  • Si encuentras secreciones debes limpiar bien.
  • Revisa si tiene algún cuerpo extraño como un hueso o algún objeto. Si lo tiene, evita agarrarlo con tus dedos porque podrías complicar las cosas e introducirlo más, lo mejor es intentar la maniobra de Heimlich.
  • Luego, cierra su boca. Ahora, pon tu boca encima de su nariz y sopla suavemente. Notarás como su pecho se expande, si no es así, debes soplar un poco más fuerte. Si tu perro es de raza grande, deberás pasar la mano alrededor del hocico para mantenerlo cerrado y que el aire no se escape.
  • La pauta debe ser de 20-30 respiraciones por minuto, aproximadamente una respiración cada 2 – 3 segundos.
  • Lo haces hasta que notes que tu ringo comienza a respirar; debes estar tranquilo y conservar la calma hasta el momento que estés con tu veterinario.

Maniobra de Heimlich

Antes de empezar, si tu perro es pequeño, sujétalo de espalda contra tu pecho y junta ambas manos justo por debajo de sus costillas, debes rodear su cintura desde atrás.

maniobra

  • A continuación, empuña tus manos. El puño estará en la punta de la V que forma la caja torácica.
  • Presiona su abdomen de forma firme, hacia arriba y hacia adentro. Hazlo rápido 4 veces seguidas.
  • Revisa su boca y retira el objeto, en caso de que aún no ha sido expulsado, debes realizar la respiración boca-nariz.
  • Trata de darle un golpe seco con la base de la mano en su lomo, entre las escápulas y vuelve a revisar su boca.
  • Debes repetir esta maniobra si el objeto aún no sale.
  • Observa si el objeto ya fue eliminado, comprueba que tu perro respire con normalidad y tenga latido, pero si no es así, debes recurrir a RCP.

Reanimación cardio pulmonar (RCP) en animales

  • Inicia colocando a tu ringo en posición lateral con el lado derecho en el suelo. Si el perro es grande, ubícate detrás de su lomo.
  • Luego con ayuda de tus manos, ponlas al lado del tórax y sobre el corazón, debajo de la punta del codo. Si tu perro es grande debes poner tu mano sobre el tórax, a la altura del pico del codo y la otra sobre ella.
  • Comprime su pecho unos 25 a 35 mm, mientras cuentas uno y sueltas, al contar también uno.
  • El ritmo es de 80 a 100 compresiones por minuto.
  • Hacer la respiración de rescate cada 5 compresiones. La maniobra se debe seguir haciendo hasta que el perro comience de nuevo a respirar y su pulso esté estable.

Lo primero es la salud de tu mascota. Es importante tener en cuenta, que debes acudir al veterinario en cualquiera de los casos.

Otras emergencias:

Heridas:

Lávalas muy bien, sería bueno que utilices agua oxigenada; de lo contrario, utiliza agua y jabón y procede a vendarlas.

Quemaduras:

Esta zona no se debe vendar, porque sería contraproducente.

Electricidad:

Si tu ringo mordió un cable eléctrico, lo que debes hacer es cortar de inmediato la electricidad y con una manta tapar al perro.

Hemorragias:

Aquí se debe realizar un torniquete con una cuerda o toalla que se tenga al alcance. Haz bastante presión cerca de la zona donde está la herida.

Convulsiones:

Bríndale toda la atención a tu mascota, no lo sujetes y trata de que él no muerda su lengua, utiliza un pañuelo e introdúcelo en su boca. Entre los síntomas que se asocian a las convulsiones se incluyen temblores incontrolables, pérdida de conciencia y pedalear con las patas. La epilepsia puede ser muy común en ellos y en caso de que a tu ringo le de uno de estos ataques, debes retirar todos los objetos con los que se pueda hacer daño. Luego, de que termine el ataque, déjalo descansar en un lugar tranquilo, necesitará reposo.

convulsiones

Golpe de calor:

Esta emergencia ocurre cuando tu mascota pasa mucho tiempo bajo el sol o al interior de auto (esperamos que este no sea el caso). Debes de ser muy ágil y asegúrate que tu ringo tome aire fresco, ofrécele agua para que se hidrate (si está consciente) y ayuda a bajarle la temperatura con baños de agua fría. Luego de esto, acude de inmediato a tu veterinario de confianza.

Es relevante tener en cuenta que no debes medicar a tu perro y que estas medidas de auxilio no pueden reemplazar la atención que recibe en la veterinaria. 

Siempre queremos lo mejor para él, por eso acude a su veterinario en caso de que esté en cualquiera de los estados de emergencia mencionados, luego de estabilizarlo.

Nos gustaría saber si alguna vez has pasado algún susto con tu ringo y qué soluciones implementaste para su bienestar. Escríbenos en nuestras redes sociales @EfectoringoPanama